25/7/2011

Mensajeras de los dioses


"(...) El lenguaje de los dioses, o sea, el lenguaje de los pájaros, tiene su correspondiente en el lenguaje hablado y escrito de los hombres. En medio de ambos está la poesía".

"(...) El poeta es el intérprete de la lengua sagrada.

La palabra adivino etimológicamente está emparentada con divinus que significa intérprete de los dioses.

Las aves son mensajeras de los dioses; en un sentido más oculto, son el símbolo de las madres sabias, y que Occidente se ocupa de llamarlas peyorativamente brujas. También son nuestros pensamientos.

Sólo en el corazón del ser humano se restablece la comunicación con los estadios superiores. Los pájaros suelen posarse en las copas de los árboles.

Salomón, heredero de David, dijo: "¡Oh, hombres! Hemos sido instruidos en el lenguaje de los pájaros y colmados de todo bien".

La lengua de los dioses, a través de un rito, comunica con su equivalente, la lengua de los hombres.

Es decir, el lenguaje de los pájaros tiene su correspondiente: el lenguaje rítmico o en versos que crea el hombre".

"(...) La poesía es luz y misterio cuando el poeta está en completa alineación con el espíritu. Así invoca y crea. Cuando dice lluvia, la lluvia aparece. Cuando dice verdor, la plenitud de la hierba resplandece. Cuando dice madre, aparecen sobre el viento miles de pájaros misteriosos en la bóveda de la noche, y cuando dice piedra, aparecen las estrellas en el cielo...".


Fragmentos de "Tradición, ancestros y espiritualidad (Apuntes y fragmentos de un diario)", en: Soy el animal que creo. Antología, de Santos López (Eclepsidra, 2004)